Un proyecto excepcional: un Crucificado de Antonio López para Vitoria-Gasteiz

0
En 2014, con ocasión del 10º aniversario de Raíces de Europa, comenzó una preciosa relación entre Raíces de Europa y el genial pintor y escultor Antonio López. Efectivamente, al acercarnos a ese aniversario pensamos en Antonio López para recibir el premio Raíces de Europa junto al director del Museo del Prado, Miguel Zugaza, por su extraordinaria aportación a la cultura. Este deseo se hizo realidad, y el 27 de noviembre de 2015 Antonio López recibió en Vitoria-Gasteiz el Premio Raíces de Europa.
La relación con Antonio López continuó con nuevas y numerosas conversaciones y encuentros, también proyectos, como el titulado “Un genio cuenta a los genios”, donde el artista manchego reflexiona sobre Velázquez, Vermeer, Giotto, Miguel Ángel, Caravaggio, Rembrandt, las Cuevas de Altamira, Bacon, Picasso y otros muchos artistas y creaciones del arte, precioso proyecto que esperamos que ya ha empezado a ver la luz. También tuvimos el honor de traerle a Vitoria en mayo de 2017, para hablarnos del arte y del proceso creador en los artistas, a la que pudieron asistir más de 300 alaveses, también muchos artistas, sobre todo pintores y escultores, con el único pesar de que muchos cientos de personas no pudieron entrar por la limitación del aforo.
Pero uno de los hechos más excepcionales fue sin duda su reacción al plantearle otro maravilloso proyecto: la posibilidad de que hiciera una obra del todo especial: un Cristo Crucificado, iconografía que sabíamos que al artista le suscita un extraordinario interés, y que sería algo único en su amplia y riquísima trayectoria profesional. Su respuesta fue un sí, por lo que nos pusimos manos a la obra, para ver cómo aprovechar esa decisión y sacarlo adelante.
Tras plantearnos inicialmente diversos destinos cercanos a donde reside el autor, decidimos plantearle la posibilidad de hacerlo para nuestra ciudad, concretamente para la Catedral Nueva de Vitoria-Gasteiz. Su respuesta volvió a ser afirmativa, y tras visitar con él las catedrales nueva y vieja de nuestra ciudad, pues todos veíamos claro que debía estar en un espacio sacro especial, le pareció que la Catedral nueva era un marco espléndido para su obra, especialmente en el presbiterio, gran espacio que se llenaría con la presencia del Cristo, además de poder procesionar durante la Semana Santa. Aunque al principio nos planteamos la posibilidad de que fuera un bronce, finalmente Antonio vio que tenía que ser una escultura en madera policromada, un Crucificado de tamaño algo más grande del natural, dirigido al hombre moderno, creyente o no.
Pronto nos dimos cuenta del alcance de este proyecto, y nos pusimos a trabajar para que se hiciera muy pronto realidad. Primero hablamos con el obispo de la diócesis, para ver su disposición para que estuviera donde al artista le parecía el lugar más idóneo: la Catedral nueva. Su acogida fue excelente.
El 16 de diciembre de 2017 fue una fecha importante. Vinimos con el artista para que pudiera estar con el obispo de Vitoria-Gasteiz y visitar la catedral nueva. Fue una jornada preciosa. Estuvo muy a gusto con el Obispo y el Vicario Episcopal, y nos dijo que se sintió libre y escuchado. Y disfrutó viendo el Museo diocesano de arte sacro y el resto de la catedral, especialmente el lugar donde quiere que vaya la obra, el presbiterio: le entusiasmó. El sueño de ver el Cristo de Antonio López en la Catedral de María Inmaculada de nuestra ciudad se hacía cada vez más realidad. Era claro que el proyecto tenía que salir, también porque veíamos el entusiasmo de los socios y amigos de Raíces de Europa y de tantos alaveses. Queríamos un proyecto ciudadano, de todos los vitorianos y alaveses.
Como primera medida nos pusimos a reunir fondos con los que pagar al artista, pues aunque la amistad facilitaba la decisión y disponibilidad de Antonio López, y unos costes muy por debajo del precio de mercado, era de justicia llegar a una razonable retribución, pues al hacer esta obra tendría que retrasar otros proyectos ya en marcha. Abrimos dos cc con ese fin: Kutxabank ES07 2095 3174 5091 18141028 y Caixa Bank ES43 2100 1701 8402 0013 5127 para reunir fondos, que empezaron a llegar. 
Y dimos nuevos pasos, además de tener nuevos encuentros y muchas conversaciones con Antonio López, para animar y facilitar todo lo que estuviese en nuestra mano, pues deseábamos no desaprovechar tan maravillosa ocasión y que la obra estuviera en la Catedral nueva de Vitoria-Gasteiz cuanto antes, conscientes de la trascendencia de esta iniciativa, tanto por su extraordinaria entidad, como por su indiscutible aportación al mundo de la cultura del siglo XXI y ser un proyecto histórico y excepcional para Vitoria-Gasteiz y todo el territorio alavés, pues supondría tener una obra única de uno de los artistas vivos más geniales, reconocidos y valorados del mundo, que tanta gente querría venir a contemplar, también de muy apartados lugares de los 5 continentes. Era evidente el bien que se derivaría de este proyecto, pues la obra supondría un fuerte y magnífico revulsivo para la ciudad y provincia, y todo el entorno geográfico, tanto desde el punto de vista cultural, como social, espiritual, turístico y económico.
Por todo ello, y como tenemos claro que debe ser un gran, amplio y entusiasmante proyecto común, decidimos informar a las principales instituciones de nuestro territorio, las que más nos representan, concretamente al Gobierno Vasco, la Diputación Foral y el Ayuntamiento, también a la Fundación Vital. La acogida del Lehendakari, el Diputado General, el Alcalde y el Presidente de la Fundación fue excelente, comprendiendo perfectamente la entidad y magnitud del proyecto y apoyándolo, así como otras muchas personas y entidades.
Entre todos queremos sacar adelante este gran proyecto ciudadano, y del mejor y más rápido modo posible, pues somos conscientes de la excepcional oportunidad que tenemos ante nosotros, y de la que sin duda Raíces de Europa se siente singularmente feliz y orgullosa, por poder ser cauce privilegiado para algo tan potente y enriquecedor para nuestra querida y hermosa ciudad y tierra alavesa, donde Raíces ha nacido y dado sus primeros y preciosos pasos, buscando desde aquí la integración y unidad de Europa desde la cultura, y, en definitva, su enriquecimiento, fortalecimiento y mejora, y desde ella ayudar mejor a todo el mundo, sobre todo el más necesitado.
Todavía queda camino por recorrer, por lo que seguimos trabajando duro para conseguirlo, junto a toda la ciudadanía de nuestra ciudad y territorio, y mucha más gente que se sumará a este proyecto tan europeo y universal.
Share.

Leave A Reply