Grandes obras de escritores de la Antigüedad Griega y Romana

0

Grandes obras de escritores de la Antigüedad Griega y Romana, ordenadas según la fecha de nacimiento del autor, precedidas de una breve referencia biográfica de éste.

1000 – 400 a. C.

HOMERO (c. S. VIII a. C.). Poeta griego. En palabras de Hegel, Homero es «el elemento en el que el mundo griego vive como el hombre vive en el aire». Admirado, imitado y citado por todos los poetas, filósofos y artistas griegos que le siguieron, es el poeta por antonomasia de la literatura clásica.
- “La Ilíada”. El poema escrito más antiguo de la literatura occidental. Se atribuye tradicionalmente a Homero. Tanto “La Ilíada” como “La Odisea” fueron consideradas por los griegos de la época clásica y por las generaciones posteriores como las composiciones más importantes en la literatura de la Antigua Grecia y fueron utilizadas como fundamentos de la pedagogía griega. Enlace con el texto de “La Iliada”
- “La Odisea”. Es un poema épico griego compuesto por 24 cantos, atribuido al poeta griego Homero. Se cree que fue escrito en el siglo VIII a. C., en la actual Turquía asiática. Enlace con el texto de “La Odisea”

HESIODO (Ss. VIII – VII a. C.). Nació en Ascra, cerca de Tebas, hacia la segunda mitad del siglo VIII a. C. Fue campesino e hijo de un comerciante. La tradición lo sitúa como contemporáneo de Homero e incluso rival suyo en certámenes poéticos.
- “Los trabajos y los días”. Es un poema de unos 800 versos escrito por Hesíodo en torno al 700 a. C.
La obra está compuesta a partir de géneros poéticos preexistentes, que la tradición oral griega había incorporado del mundo oriental. Esta obra muestra las cinco Edades del Hombre. Enlace con el texto de “Los trabajos y los días”

ESOPO (c. 600 a. C.). No está probada su existencia como persona real. Diversos autores sitúan en diferentes lugares su nacimiento y la descripción de su vida es contradictoria. Hasta la época en que vivió también varía, según los autores, aunque todos ellos coinciden en que vivió alrededor del 600  a. C.
- “Fábulas”. Pertenecen a lo que se denominó la época arcaica. En sus fábulas hay una enseñanza moral, no una doctrina. Recogen experiencias de la vida cotidiana que forman un conjunto de ideas de carácter pragmático.  Enlace con el texto de “Las fábulas”

ESQUILO (525 – 456 a. C.). Fue uno de los «Maratonianos». Luchó en las guerras contra los Persas, concretamente en la batalla de Maratón (490 a. C.), en la de Salamina (480 a. C.) y, posiblemente, en la de Platea.
- “La Orestíada”. Es una trilogía de obras dramáticas de la Grecia Antigua, la única que se conserva del teatro griego antiguo. Trata del final de la maldición sobre la casa de Atreo. Las tres obras que la forman son: “Agamenón”, “Las Coéforas” y “Las Euménides”.
- “Prometeo encadenado”. Es una tragedia de la antigua Grecia, tradicionalmente atribuida a Esquilo, pero actualmente considerada de otro autor, quizás del siglo IV. Enlace con el texto de “Las tragedias” 

PÍNDARO(518 – 438 a. C.). Se tiene pocas noticias fiables sobre su vida, a pesar de las seis “Vidas” que han legado autores antiguos. De hecho en la “Pítica” él mismo parece afirmar que procede del linaje de los Egeidas, por lo que a menudo manifestará en sus obras una especial simpatía por las instituciones dorias.
La obra de Píndaro que se conoce se ha conservado en papiros de entre el siglo II a. C. hasta el II d. C., y en algunos manuscritos medievales, que proceden de una selección realizada en el siglo III d. C. En total, han llegado hasta nosotros cuatro libros de epinicios que suman 45 odas y algunos fragmentos sueltos.
- “Olímpicas”.

SÓFOCLES(495 – 405 a.C.). Poeta trágico de la Antigua Grecia. Autor de obras como “Antígona” o “Edipo Rey”. Se sitúa, junto con Esquilo y Eurípides, entre las figuras más destacadas de la tragedia griega. De toda su producción literaria sólo se conservan siete tragedias completas
- “Edipo Rey”. Es la más célebre de sus tragedias, y Aristóteles la consideraba en su poética como la más representativa y perfecta de las tragedias griegas. El enfrentamiento entre la ley humana y la ley natural es central en la obra de Sófocles. Junto a ésta destaca “Antígona” y “Electra”.

EURÍPIDES (480 – 406 a. C.). Poeta trágico griego. Durante su infancia tuvo lugar la Segunda Guerra Médica, contra los persas, decisiva para los griegos y el mundo occidental.
- “Medea”.Es el título de una de sus más célebres tragedias. Formaba parte de una tetralogía.Eurípides ensalza la figura femenina de forma extraordinaria. Medea es formidable, sabia, fuerte, hábil, luchadora y por ello es amada por unos, pero respetada y temida por todos.
- “Hipólito coronado”.La obra es un análisis de dos modos de entender la vida: Hipólito, casto, enemigo de las pasiones mundanas, frugal amante de la naturaleza y de la caza, es ferviente adorador de Ártemis, diosa de la caza, Fedra es una mujer apasionada, ardiente, tempestuosa, poseída por Afrodita.

TUCÍDIDES (460 – 400 a. C.). Historiador y militar ateniense. Pertenecía a la familia de los Filaidas, ligado a figuras famosas de la historia de la ciudad.
- “Historia de la Guerra del Peloponeso”. Es un relato de la Guerra del Peloponeso, que tuvo lugar en la Antigua Grecia y que enfrentó a la Liga del Peloponeso (liderada por Esparta) y la Liga de Delos (liderada por Atenas).

JENOFONTE (430 – 355 a. C.). Historiador, militar y filósofo griego, conocido por sus escritos sobre la cultura e historia de Grecia.
- “Anábasis” o “Expedición de los diez mil”. Trata de la expedición militar de Ciro, el Joven, contra su hermano el rey de Persia Artajerjes II. La narración, escrita en tercera persona, posee un gran interés histórico, pero además tiene un estilo ameno, no exento de profunda emotividad en algunos pasajes. Por la sencillez de su estilo, a menudo es usada en la educación secundaria como texto de iniciación a la traducción del griego clásico.

PLATÓN (427-347). Filósofo griego, alumno de Sócrates y maestro de Aristóteles. De familia aristocrática. Es junto a Aristóteles, quién determinó gran parte del corpus de ideas capitales del pensamiento occidental.
- “Diálogos”. Platón, cuyo verdadero nombre era Aristocles, recopiló las enseñanzas de su maestro Sócrates en una serie de escritos en forma de diálogos que hoy conocemos como Diálogos. Cuánto del contenido y de los argumentos es obra de Sócrates o de Platón, es difícil de decir, por cuanto Sócrates no dejó evidencia escrita de sus enseñanzas; esta ambigüedad es la que se conoce como el “problema socrático”.

400 – 200 a. C.

DEMÓSTENES (384 – 322 a. C.). Uno de los oradores más relevantes de la historia y un importante político ateniense.
- “Discurso de la corona”. Su discurso más brillante. Defiende a Ctesifonte y ataca vehementemente a los que prefirieron la paz con Macedonia.
- “Filípicas”. Sus discursos contra Filipo de Macedonia. El primero, conocido como la “Primera Filípica”, tenía como tema la preparación y reforma del fondo social de Atenas.

TEOFRASTO (372 – 287 a. C.). Filósofo griego. Según el testimonio de Diógenes Laercio, su verdadero nombre era Tírtamo.
- “Caracteres morales”. Consiste en un breve, vigoroso y mordaz boceto de los tipos morales, que contiene una magnífica descripción de la vida de su tiempo. Se trata, en definitiva, del primer intento escrito de una sistemática de los diversos caracteres humanos.

CALÍMACO (310 – 240 a. C.). Poeta y erudito alejandrino. Maestro en Eleusis, recibió el encargo de ordenar la biblioteca de Alejandría, cargo que ejerció hasta su muerte. De tal envergadura es su tarea que es considerado el padre de los bibliotecarios. De su obra poética se han conservado algunos fragmentos, seis himnos y 63 epigramas, así como un breve poema épico, “Hecale”, con el que se reafirmó en su particular concepción de la epopeya.

APOLONIO DE RODAS (295 – 215 a. C.). Poeta épico griego. Se le llama de Rodas porque allí pasó la mayor parte de su vida y porque casi con total seguridad adoptó la ciudadanía rodia. Realizó estudios en Alejandría, teniendo como maestro al poeta Calímaco. Fue nombrado por Tolomeo II Filadelfo bibliotecario. Durante los veinte años que permaneció en el cargo compuso su famoso poema épico.
- “Argonáuticas” o “El viaje de los argonautas”, que narra el viaje de la nave Argos.

200 a. C – 0

TERENCIO AFER, Publio (190 – 159 a. C.). Más conocido como Terencio, fue un autor de comedias durante la república Romana, destacando “Andria” o “La andriana”.

CICERÓN, Marco Tulio (106 – 43 a.C.). Uno de los más importantes escritores de la antigüedad romana. Magnífico orador y reputado letrado, Cicerón centró toda la atención en su carrera política. Hoy en día es recordado por sus escritos de carácter humanista, filosófico y político.
- “De senectute”, “De amicitia”. Sus dos diálogos más brillantes. En el diálogo “Cato maior, sive de senectute”, “Catón el viejo, o sobre la vejez”, manifiesta los beneficios que proporciona una vejez sana y las ventajas que reporta su experiencia y sabiduría. Otros diálogos destacados son  “Orationes” (“La oratoria”) y “Tusculanae disputationes” (“Cuestiones Tusculanas”).

JULIO CÉSAR (100 – 44 a.C.). Militar y político genial, procedente de una de las más antiguas familias romanas, puso fin a la República en Roma.
- “Comentarios a la Guerra de las Galias”. Como escritor está considerado como uno de los pilares fundamentales de la literatura romana. Sus mejores aportaciones son sus famosos “Comentarios a la guerra de las Galias” y sus “Comentarios sobre la Guerra Civil”, escritos durante las pausas invernales de sus campañas militares. En la primera obra, compuesta por siete libros, describió sus campañas en las Galias, en la segunda reflejó en tres libros los hechos acontecidos en el 49 y el 48, con la clara intención de justificar la necesidad del enfrentamiento civil, que lo llevo a la cima del poder.

SALUSTIO, Cayo Crispo (86 – 35 a.C.). Nació en Amiterno, pequeña ciudad de la Sabina. De origen plebeyo, aunque de familia acomodada, intentó hacer carrera política como “homo novus”. Enemigo de Cicerón, cuestor y tribuno de la plebe, obtuvo un puesto en el Senado, del que fue expulsado bajo pretexto de llevar una vida inmoral.
- “La conjuración de Catilina” y “La guerra de Yugurta”. Tratan sobre temas políticos y militares recientes, que le permitían prolongar la política y extraer lecciones de los acontecimientos.

VIRGILIO MARÓN, Publio (70 – 19 a. C.). Poeta latino. Aunque hijo de padres modestos, estudió retórica y lengua y filosofía griegas en Cremona, Milán, Roma y Nápoles, convirtiéndose en uno de los máximos poetas de la Antigüedad.
- “La Eneida”. Esta obra y su estructura poética fue considerada, desde su composición y a partir de entonces, modelo de perfección literaria, tanto por su equilibrio métrico, como por su musicalidad. Sin embargo, el poeta no pudo terminar su obra, pues en el 19 a.C. emprendió un viaje por Grecia y Asia con la intención de corroborar sobre el terreno las referencias paisajísticas y geográficas de su obra maestra, prácticamente finalizada para entonces, y para profundizar en el estudio de la filosofía. Durante el viaje enfermó gravemente, y en su lecho de muerte pidió a sus amigos Vario y Plocio que destruyeran la Eneida, por considerarla imperfecta, ruego que no fue atendido por orden de Augusto.

HORACIO FLACO, Quinto (65 a. C.  – 8 a. C.). Está considerado el principal poeta lírico y satírico en lengua latina. Estudió en Roma y Atenas filosofía griega y poesía en la Academia.
- “Los Epodos”. Aparecieron el 30 a.C., pero se escribieron con anterioridad, ya que reclaman con pasión el fin de la guerra civil. Critican mordazmente los abusos sociales.
- “Odas”. Composiciones de carácter lírico que constituyen la obra cumbre de la lírica latina.

LIVIO, Tito (59 a.C. – 17 d.C.). Uno de los más renombrados historiadores romanos.
- “Ab urbe condita” (“Historia de Roma”). Su monumental “Ab Urbe Condita” se conoce por tres nombres: “Historia de Roma”, “Anales” y “Décadas” y relata la Historia de Roma desde Eneas hasta la muerte de Druso. Destaca por su elegante estilo y la elocuencia de los discursos.

OVIDIO NASÓN, Publio (43 a.C. – 18 d.C.). Poeta latino. Educado en las artes de la política, estudió en Roma y completó su formación en diversas ciudades del mundo griego.
- “Metamorfosis”. La obra de su madurez, extenso poema en hexámetros que recoge historias y leyendas mitológicas sobre las metamorfosis o transformaciones de los dioses. Se trata de un poema escrito con la voluntad de competir con Virgilio, oponiendo el guiño, la broma y el refinamiento, y la variedad pasional y helenística.

SÉNECA, Lucio Anneo (4 a.C. – 65 d.C.). Filósofo latino, máximo representante del estoicismo romano, en una etapa singularmente turbulenta y amoral. Se educó en Hispania para después trasladarse a Egipto. Calígula le introdujo en la corte romana donde alcanzó el cargo de cuestor, al tiempo que ejercía de forense. Un discurso pronunciado en el año 39 motivó que Calígula le condenara a muerte, pero Séneca pudo escapar a la pena capital, llegando a ser tutor y consejero del emperador Nerón, y causa de su muerte, prefiriendo el suicidio a la crueldad de su antiguo pupilo.
- “Epístolas morales a Lucilio”. Conjunto de 124 cartas de temática moral,  escritas a Lucilio, auténtico ejemplo de ensayo, en las que Séneca ofrece todo tipo de sabios consejos y reflexiones.

0 – 200 d. C.

FEDRO, Cayo Julio (20-15 a.C. – 50 d.C.). Fabulista de la época imperial, poco conocido en la antigüedad, hasta llegar a la Edad Media. Aunque era esclavo, recibió una esmerada educación desde joven, sobre todo en latín, puesto que su lengua natal era el griego.
- “Fábulas morales”. Las dos características esenciales de las fábulas de Fedro son la diversión y la enseñanza moral. El verso de las fábulas de Fedro es popular y humilde. Su lenguaje es claro y sencillo, pero elegante. Sus metáforas son simples, pero pintorescas y sugestivas. Son cinco libros de 123 fábulas que, como el propio Fedro nos dice en los prólogos y epílogos a sus libros, sus temas están tomados de Esopo. Las fábulas de Fedro encierran una dura sátira contra los poderosos que abusan de su poder, contra los soberbios, los mentirosos y los malvados.

LUCANO, Marco Anneo (39 – 65 d.C.). Lucano nació en Córdoba. Fue nieto de Marco Anneo Séneca (Séneca el viejo) y sobrino del filósofo Lucio Anneo Séneca (Séneca el joven). Lucano dio muestras de una extremada precocidad, que le llevó a ser poeta laureado a una edad temprana. También exhibió una gran capacidad productiva, que se vio violentamente truncada por su muerte a los veintiséis años. Autor genial, de singular lirismo.

PLUTARCO, Mestrio  (46-50 – 119 d.C.). Historiador, biógrafo y ensayista procedente de la hoy desaparecida Queronea, en la actual Grecia.
- “Vidas paralelas de griegos y romanos”. Su trabajo más conocido. Consiste en una serie de biografías de griegos y romanos famosos, elaborada en forma de parejas, con el fin de comparar sus virtudes y defectos.

TÁCITO, Publio Cornelio (c. 55 – 120 d.C.). Historiador, senador, cónsul y gobernador del Imperio romano.
- “Las Historias” y “Los Anales”. San Jerónimo escribe de Tácito que “refirió la vida de los césares en treinta libros desde Augusto a Domiciano”. De ello se desprende que las dos obras fundamentales, “Annales” e “Historiae”, formaron una secuencia sin solución de continuidad. Si las “Historiae” cubrían desde Galba a Domiciano, los “Annales” recogen la historia inmediatamente anterior, desde la muerte de Augusto a la de Nerón.

JUVENAL, Décimo Junio (60 – 128 d.C.). Poeta romano, autor de las famosas “Sátiras”.
- “Sátiras”. Constituyen una fuente vital para el estudio de la Antigua Roma, pero su expresividad cómica e hiperbólica, hace, como mínimo, problemático el uso de las afirmaciones encontradas en ellos. A primera vista, las “Sátiras” pueden leerse como una crítica brutal de la Roma pagana.

200 – 500 d.C.

PRUDENCIO CLEMENTE, Aurelio (348 – 405 d.C.). Poeta hispanolatino, nacido en Calahorra, aunque otros piensan que nació en Caesaraugusta (Zaragoza). Poseía una gran erudición y cultura clásica. Está considerado como uno de los mejores poetas cristianos de la Antigüedad.
- “Peristephanon” (“Libro de las coronas de los mártires”). Célebre colección de catorce hermosos himnos a algunos mártires, entre los cuales figuran varios  de la Hispania romana, importante también por aportar sobre ellos valiosa información.

SAN AGUSTÍN (354 – 430 d.C.). Agustín de Hipona, o San Agustín, es junto con S. Jerónimo, S. Gregorio Magno y S. Ambrosio de Milán uno de los más importantes Padres de la Iglesia latina, considerado por muchos como el pensador que más ha influido en la formación de Occidente.
- “Las confesiones”. La obra capital de Agustín de Hipona está constituida por trece libros que nos narran su vida, formación y su evolución interior; también habla de la psicología, de la filosofía, de su concepto de Dios y de su visión del mundo. Constituye, asimismo, un reconocimiento de la grandeza y bondad de Dios. Está dividida en dos grandes partes: Libros 1-9: contienen la confesión de los errores de Agustín hasta su conversión. Los libros 10-13: alaba a Dios y a su creación.
- “La ciudad de Dios”. Otra de las obras maestras de Agustín, donde nos ofrece una síntesis de su pensamiento filosófico, teológico y político. Fue escrita desde el 413 al 426 y la publicó en varias partes, aunque trabaja con un plan unitario. Su influencia en la formación de Europa es enorme.

Share.

Comments are closed.